Inicio / Noticias / Salud / Fracturas de cadera en adultos mayores pueden corregirse

Fracturas de cadera en adultos mayores pueden corregirse

Fracturas de cadera en adultos mayores pueden corregirse

Gracias a la tecnología, hoy los procedimientos quirúrgicos son más sencillos y menos riesgosos. El uso del equipo de rayos X, Arco en C, por ejemplo, permite observar el procedimiento en vivo, y reduce el sangrado, el dolor, las complicaciones, los tiempos y los costos.

Las fracturas de cadera o de la región proximal del fémur son muy frecuentes entre los adultos mayores de 65 años, debido a la osteoporosis o pérdida de calcio en los huesos, por la disminución de la coordinación y aumento de caídas propias de la edad.

Jorge Favrin, médico traumatólogo del Grupo Médico Santa Paula (GMSP), explica que este evento es muy doloroso, compromete la movilidad del paciente y puede causar complicaciones, incluso la muerte.

“Existen muchos tipos de fractura de cadera, que si no son atendidos de forma oportuna y adecuada pueden tener complicaciones muy severas, hasta la muerte”, comentó.

Para estos casos, el especialista aconseja el chequeo anual, a través de una simple densitometría ósea que determina el nivel de osteoporosis del paciente. La prevención también incluye una dieta balanceada con actividad física frecuente y acorde a la edad, además de la evaluación de los niveles de calcio y la vitamina D en sangre.

Señala que cuando se presenta esta fractura “los primeros auxilios son colocar hielo en la zona fracturada, inmovilizar la extremidad y acudir de inmediato a un centro de salud”.

Favrin, resalta que la fractura de cadera está entre los traumatismos más frecuentes que requieren cirugía, junto a las de tobillo, muñeca y hombro en adultos; y muñeca y codo, en niños. Al respecto comenta que, durante el último año en la consulta de su unidad médica en el GMSP atendieron 120 casos de fracturas quirúrgicas, de las cuales 12 fracturas de cadera requirieron cirugía.

Las opciones para estas fracturas incluyen los tratamientos quirúrgicos, como los reemplazos articulares o la osteosíntesis, que es colocar el hueso fracturado en su sitio y estabilizarlo.

“No todos los pacientes fracturados requieren cirugía, pues hay criterios estrictos para elegir la opción de operar”, acotó.

Favrin indica que, en el 100% de las operaciones de fractura de cadera se usa el Arco en C, “un equipo de rayos X dinámico que permite ver lo que está sucediendo en vivo y no como una imagen estática, sin necesidad de hacer heridas grandes para poder observar la fractura. La traumatología cambió con el uso del equipo de fluoroscopio”.